Aunque el deseo instintivo de buscar lugares llenos de paz en espacios al aire libre con amplios horizontes, esfuerzo y lucha, nos motiva a ir a la montaña, también debemos considerar los múltiples riesgos que corremos al profundizar en ella. Muchas veces nos cegamos y descuidamos nuestra propia seguridad, por tanto, te dejaremos una serie de sugerencias en pro de que tomes ciertas medidas preventivas:
 
1. No andar solo en la montaña, ni menos de tres. Siempre tiene que permanecer el grupo unido, no dividirse. Los que caminan más rápido, esperen a los más lentos. No dejar solo a ningún compañero por ningún motivo.
 
2. Ir bien equipados de botas, ropa adecuada, morral, saco de dormir y un botiquín de primeros auxilios.
 
3. No vayas de excursión si te sientes mal físicamente y sin entrenamiento previo. La gripe disminuye las fuerzas respiratorias, así que hazte un examen eventualmente.
 
4. Es conveniente alimentarse con frecuencia, pero comer pequeñas porciones cada vez, hacer menús de marcha o estables.
 
5.  Debes desconfiar de los cambios constantes que presenta el clima de montaña y saber renunciar a una excursión o ascensión de un pico.
 
6. Salir temprano para regresar temprano.
 
7. Aumenta tus conocimientos en primeros auxilios o protocolos de emergencia, no solo es tu seguridad sino la de tus compañeros u otros excursionistas.
 
8. Siempre que haya una excursión debe haber más de una persona que conozca el recorrido, ten presente que si solo hay uno, está tan propenso al riesgo como tú.
 
9. Registrate en los Puestos de Guardaparques, descarga Alpify y haz un diagnostico de los Centros Médicos cercanos.
 
10. Notifica a tus familiares y amigos cercanos a donde te diriges, tiempo estimado y acompañantes. Crea una ficha con tus alergias y contactos de emergencia.
 
 

Dejar un Comentario