Por naturaleza, todos somos supervivientes guiados por nuestro deseo de vivir antes que morir, impulsados por el miedo cuando nuestras vidas se ven amenazadas. Sin embargo, en términos puramente físicos, estamos muy pobremente equipados para resistir el medio o a nuestros enemigos naturales. Más atrás en nuestra línea de evolución, esta debilidad resultó ser una enorme ventaja, ya que obligó a las criaturas simiescas de las que descendemos a desarrollar sus cerebros antes que su fuerza muscular, fueron ganando ventaja sobre sus enemigos naturales, y desarrollaron su poder mental y destreza. Nosotros descendemos de aquellos  que continuaron pensando, experimentando y perseverando, de aquellos que se adaptaron a los cambios y sobrevivieron mientras otros morían. Al ser los mejores supervivientes de la naturaleza, todo lo que necesitamos para trasladar nuestras técnicas de supervivencia diaria a los medios que no nos son familiares, son algunos conocimientos adicionales y algunos consejos prácticos.
 
Superviviente natural
 
Aunque el hombre urbano está generalmente desconectado del mundo natural y le parece más amenazador que a sus ancestros, puede adaptarse fácilmente a sobrevivir en él si se ve en la necesidad. La mayor amenaza a la supervivencia es el miedo, pero este puede superarse con algunos conocimientos e imaginación.
 
Condición física
 
El hombre es físicamente inferior a muchos otros animales, por no decir, a la mayoría. Sin embargo, su gran ventaja es la falta de especialización. Tiene la inteligencia y la capacidad de desarrollar nuevas habilidades y de adaptarse a nuevas situaciones. En un medio urbano, el hombre no utiliza su cuerpo como lo haría en la naturaleza. El hombre es más primitivo, es más dueño de su propio destino. El hombre no puede equipararse a ningún otro animal. En la naturaleza puede convertirse en presa de cualquier depredador, ya que es incapaz de defenderse con zarpas, garras, dientes, picos o de protegerse con un caparazón, menos esconderse. Carece de la vista o el olfato de otros cazadores, así como de la velocidad suficiente para alcanzar a sus presas. En algunos ambientes, no puede mantener su temperatura corporal sin ropas especiales. Sin embargo, el hombre es un superviviente nato que, debido a sus debilidades físicas, se ha visto forzado a desarrollar su inteligencia y destreza – aptitudes fundamentales para sobrevivir.
 
Actitud mental
 
Sea cual sea la seriedad de una situación y la capacidad física de sobreponerse a ella de cada individuo, la actitud mental es la clave de la supervivencia. El hombre es el gran superviviente y utiliza su cerebro para mantenerse por delante de sus competidores animales. La vida urbana le lleva a usar solo una pequeña parte de sus atributos físicos y mentales. En una situación de supervivencia en la naturaleza, los hombres tienen que aprender de nuevo muchas habilidades manuales. El sentido común es una de las características humanas más valiosas, pero el deseo de sobrevivir en cualquier situación, es mucho más importante.
 
Estar en forma
 
A menos que caminemos, corramos o nos estiremos regularmente, nuestros músculos se irán haciendo cada vez más pequeños y nuestro sistema cardio-respiratorio menos eficiente, además de acumular grasa en donde no la necesitamos. Los ejercicios de aerobic son los más importantes para mantener la forma y la resistencia durante un viaje prolongado. Estos incluyen una gran cantidad de movimientos repetitivos y el uso de pesas ligeras.
 
Salud mental
 
El estar en forma física le facilita la salud mental, en caso de supervivencia, debe apañárselas sin las ventajas de la vida urbana y generar sus propios sentimientos de satisfacción y autoestima a partir de la actividad cotidiana. Un buen entrenamiento le permitirá mejorar la confianza en sí mismo y saber

Dejar un Comentario